Ana Padawer: “Buscar mecanismos de publicación es fundamental”

Tras brindar la charla “De las preguntas de investigación a la publicación de resultados: una investigadora desde la cocina” desarrollada en la FHyCS la investigadora dialogó con ComHum sobre sus actividades y las perspectivas de la labor del científico social.

De la UBA a Misiones

Padawer reveló que su contacto con la Tierra Colorada se inició en 2008 a través del proyecto de investigación perteneciente a la Universidad Nacional de Buenos Aires en el que ella participaba: “como inicialmente comencé trabajando con el conocimiento escolar y extra-escolar, busqué escuelas que fueran rurales e interculturales y desde el Ministerio de Educación me recomendaron que viniera a una escuela en San Ignacio y así, llegué.”  Luego de casi 8 años de trabajo, su investigación se fue desarrollando en otras localidades aledañas, como Gobernador Roca, Santo Pipó, Jardín América y Puerto Rico.

Información y reciprocidad

En su conferencia, Padawer destacó el valor que le otorga al vínculo con las personas que le bridan información durante su instancia de campo, y aclaró que ella no está de acuerdo con el término informantes, ya que esa es una denominación positivista heredada de los orígenes colonialistas de la antropología. Ella prefiere definirlos como interlocutores:la investigación de campo es una relación social, donde uno necesita colaboración de la gente para entender lo que pasa. Y así como la necesita, la debe dar”.

Respaldándose en las propuestas del antropólogo español Ángel Díaz de Rada, analizó el intercambio que se genera entre el investigador y la comunidad: “lo que se piensa como devoluciones, la reciprocidad, la transferencia de los resultados de investigación, no tienen que ser una gran cosa. Son las pequeñas cosas, los pequeños problemas con los que se enfrenta la gente con la que trabajamos y que nosotros por ahí, desde el lugar ‘X’, podemos ayudar. Esa actitud permite que tengamos una mejor relación con la gente. Y, por lo tanto, la información -lo que nosotros podemos reconstruir de ese mundo- , sea mejor, o sea que los datos sean de mayor calidad”.
Publicar, democratizar

Consultada sobre la circulación de la producción científica, Padawer defendió enfáticamente las ventajas que ofrece internet, al considerar que esa red  acrecienta la democratización del conocimiento: “las publicaciones son centrales. Porque son la manera que tenemos para poner en diálogo lo que vimos con colegas o con la gente con la que trabajamos. Buscar mecanismos de publicación me parece fundamental. Sobre todo en esta etapa que vivimos, en que disponemos de publicaciones y revistas científicas de acceso abierto que son fundamentales para nuestro contexto argentino y latinoamericano. De otra manera, sería imposible”.

Discutir con y al sentido común

Una de las aristas más movilizantes de la charla “De las preguntas de investigación a la publicación de resultados” fue el rol de la metodología en el quehacer investigativo. Consultada sobre la manera de enseñar a sus alumnos a problematizar aquello que se naturaliza, para afianzar así sus herramientas metodológicas, Padawer sostuvo: “Si yo estoy observando una situación de aula, una actuación de un coro mbya o gente que está trabajando en una planta de fécula de mandioca, me dicen ‘Y bueno, ¿vos qué ves acá?’ Y yo les digo lo que veo, en esa conversación se va explicitando la problamérica. Cuando después lo analizo, puedo ver lo que dije, lo que dijeron las otras personas y cómo estaban dando vueltas suposiciones sobre lo que el mundo es. Cuando uno se puede sorprender de lo que le dijeron, de algo que pasó que no entiende, ahí es cuando se empiezan a mover los supuestos del sentido común.” 

 Del texto a la lente
Cuando la cámara es aceptada tiene mucha potencialidad también para que
la gente pueda no solamente entender mejor lo que el investigador
está diciendo -viendo esas filmaciones-, sino también producir ellos mismos
con esos materiales reflexiones o producciones con sus propios intereses”.
Ana Padawer

Para finalizar, la investigadora comentó algunas estrategias que fue descubriendo en su recorrido para hacer accesibles las investigaciones a un público amplio, por fuera del mundo académico: “yo creo que es más difícil escribir un texto interesante de lo que se llama generalmente divulgación  científica, donde hayan realmente en juego aportes teóricos novedosos y que sea entendible, que a veces escribir un artículo en una revista”.

En ese sentido, resaltó la bisagra que significó para la cocina de la investigación la presencia de las cámaras filmadoras: “el formato audiovisual, tiene mucha potencialidad, no solamente para el propio trabajo de campo y la reconstrucción empírica sino para la divulgación”, completó.